Acerca de Antonio Fernández Ferrer

Jubilosamente jubilado a los 60 (un lujo). Últimamente frecuento la poesía, escribo textos literarios, colaboro y ‘levanto actas’ en el Ateneo de Motril, y tengo a mis guitarras, ukeleles y banjo como aliados en mis ratos libres. También he descubierto que el cultivo de hortalizas y la jardinería puede ser un bálsamo para el cuerpo y la mente. Por lo demás, procuro perdurar en el presente con la intensidad debida e intento que el pasado no me atormente más de lo necesario -que ya es algo, después de lo vivido- y comparto mi existencia con dos mujeres que amo y me complementan.

La Tertulia, referente cultural

la-tertulia

Y de nuevo La Tertulia como santuario de la cultura, la canción de autor, lugar de encuentro de poetas, escritores y artistas volvió a ser cita imprescindible en Granada.

Gran noche de la canción de autor con “Abril para Vivir” y Juan Trova  como referentes. La Tertulia (en su 37 cumpleaños), Mesa Uno y Horacio Rébora abrieron sus puertas a cuatro colectivos de cantautores/as que unieron sus canciones y rindieron un emotivo homenaje a Esteban Valdivieso y Javier Krahe: Manifiesto Canción del Sur, Núcleo de Nuevos Autores, Puerta Verde y Músicos de Guardia estuvieron presentes en un evento inolvidable, junto a una sentida interpretación del tango “Volver” por el gardelista por antonomasia Osvaldo Jiménez.

“Anoche los granadinos teníamos una cita con la música, la poesía y los recuerdos en La Tertulia. El café de la cultura, de los libros, de la canción y de los encuentros cumplía 37 años y Tato Rébora paseó su carroza enjaezada con las más bellas sombras, voces y sonidos que permanecen firmes a lo largo de tantos años. El cumpleaños se hizo coincidir con la apertura de la 16ª Edición de “Abril para vivir”, certamen de cantautores y cantautoras que organiza y dirige Juan Trova. Durante algo más de tres horas, disfrutamos de anécdotas que nos condujeron desde el pasado por las canciones de varias generaciones de cantautores” (José Luis López Enamorado, poeta y escritor).

1

Preparando orden de actuación y puesta en escena.

1a

Tato Rébora, Juan Trova y Mario Ojeda.

1b

2

Manifiesto Canción del Sur (Antonio Fernández Ferrer)

2a

3

Núcleo de Nuevos Autores (José Luis Pareja)

IMG_0188

Lectura de la declaración de principios del N.N.A.

 

6

Puerta Verde (Fran Fernández)

7

8

Puerta Verde (César Maldonado)

9

Músicos de Guardia (Pau Salinas)

 

10

Mario Ojeda acompañado a la guitarra por Antonio Álvarez.

IMG_0177

Recordando a Esteban Valdivieso (1951-2008). “Perfumando amaneceres”.

12

Osvaldo Jiménez interpretando el tango “Volver”.

IMG_0256

Juan Trova y Mario Ojeda cierran el acto con “Luna de abril” de Carlos Cano.

__________________________________________

© Antonio Fernández Ferrer, 20 de Abril de 2017.

 

Reflexiones semanasanteras

promo

Con todos mis respetos a los sentimientos que puedan tener muchas personas que viven estas fechas como algo especial y trascendente. Permitidme que cite -como reflexión asombrada y, a veces, cercana a la perplejidad- algunas frases típicas y tópicas de los medios de comunicación, llenas de rebuscada y artificiosa palabrería pseudoreligiosa que, en mi opinión, rozan el lenguaje añejo, fuera de un contexto coherente y normalizado, lejano a lo cotidiano, y que puede, de alguna forma, representar un desaire a un estado laico y aconfesional como el nuestro. Junto a consideraciones, que suscribo, como las que define mi amigo y periodista Antonio Cambril en el diario “Granada Hoy” con la misma fecha de esta entrada de mi blog: “Ocurre, además, que la Semana Santa la costeamos todos: los creyentes, pero también los ateos, los agnósticos…”. Sirvan como ejemplo las siguientes referencias publicadas estos días en diferentes medios:

– “Junto al andar que imprimen los costaleros la vida del paso procesional la da el exorno floral…”

– “La primera salida penitencial tras conocerse la fecha de coronación canónica de su titular, impecable como acostumbra su cortejo y su estación de penitencia…”

– “Y ya llega el día en el que las calles de nuestra capital quedarán embriagadas de incienso y olor cofrade redentor…”

– “La ciudad no espera la muerte y Jesús resucita por tres veces en la ciudad con sones de campanillas y murmullo alegre de chiquillería, con aires de Triunfo y Alegría…”

– “El paso de Cristo, exornado con iris morado y rosas rojas en la horquilla de la cruz…”

– “Los hombres del palio, que este año presentaba una decoración floral a base de jarras y friso de clavel blanco colombiano y violeteras de fresias, sin faltar un centro de rosas en la peana…”

_______________________________________________

© Antonio Fernández Ferrer, 12 de abril de 2017.

De lo plurinacional

autonomias

En estas fechas primaverales de 2017, en las que parece que el PP quiere regar con cuatro mil millones de euros el campo baldío -casi desértico- de sus relaciones con Cataluña y, de paso, acallar con dinero público el clamor independentista, me ha dado por entrar en un breve análisis de tres términos que vienen barajándose a lo largo y ancho de esta ibérica “piel de toro” tan peculiar y, a veces, tan contradictoria y trasnochada. Dentro de una visión moderna y plurinacional -que algunos insisten en llamar federalista, ¿porqué no?- hay conceptos que da la impresión que asustan, de un modo u otro, a muchos de los habitantes de esta España nuestra: País, Nación y Estado.

El País Vasco está reconocido como nacionalidad histórica por su Estatuto de Autonomía, al igual que otros territorios españoles. Lo integran las provincias de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya. En el pasado, las provincias que componen el actual País Vasco fueron conocidas también como Provincias Vascas, Provincias Vascongadas, o simplemente, Vascongadas. En la actualidad, la denominación Comunidad Autónoma Vasca (CAV) es utilizada con frecuencia, especialmente en la propia comunidad autónoma y Navarra, ya que las denominaciones Euskadi y País Vasco también han sido usadas históricamente, desde su creación con la grafía Euzkadi en el siglo diecinueve la primera, y antes de 1897 la segunda, para nombrar un concepto diferente al de la comunidad autónoma, el de Euskal Herria. ¿Alguien se ha escandalizado o se ha apoyado en argumentos que quiten legitimidad a la denominación de ‘País’ a una comunidad autónoma como Euskadi? De la misma forma no hay que satanizar a las demás comunidades españolas en su justa reivindicación de la palabra «país» para redefinir su identidad: País Andaluz, País Catalán, País Gallego, País Valenciano, País Castellano-Manchego, etc.

Por eso, cuando las referencias definitorias de zonas españolas (al igual que las británicas, por ejemplo) conllevan el ‘temible y abominable término’ -según algunos- de «país» junto a su nombre, son muchos los que esgrimen considerandos que pudieran incitar a la ‘desmembración’ del estado, al caos absoluto, a la alarma social, e incluso a ‘separatismos incalificables y aberrantes’. Nada más lejos de la auténtica realidad.

Consideremos algunas definiciones aceptadas por la Real Academia de la Lengua Española: Nación, como el conjunto de los habitantes y territorio de un país regido por un mismo gobierno. Estado, considerado como  colectividad de los órganos de gobierno de un país soberano, o porción de territorio cuyos habitantes se rigen por leyes propias, aunque estén sometidos en ciertos asuntos a las decisiones de un gobierno común. Y, por último, el término País, definido como determinada área geográfica y entidad políticamente independiente, que cuenta con su propio gobierno, administración, leyes, y, por supuesto, población.

Un Estado puede estar formado por distintos países o naciones, como España. Por lo tanto, la palabra “país” comparte significado con “nación”, en especial con su aceptación como nación política y, en el caso de Andalucía, en total consonancia con lo preconizado por Blas Infante, considerado oficialmente como padre de la patria andaluza. Es decir, se trata del ámbito jurídico-político y de la soberanía constituyente de un Estado.

Me considero, pues, ciudadano del Estado español, nacido en el país andaluz, residente en la nación andaluza, y ‘granaíno por los cuatro costados’. Y no estoy diciendo ninguna barbaridad, ni aberración socio-lingüístico-cultural. Que alguien me demuestre lo contrario.

_____________________________________________________________

© Antonio Fernández Ferrer

Haikus en primavera

japanese-art

Es un sendero
dorado y revivido:
llega el ocaso.

Olor a estío,
encrucijada vital
de primavera.

En verdes brotes
el árbol de mi huerto
rejuvenece.

Lo simbólico
de la tarde que muere:
El crepúsculo.

Entre los sauces,
desesperadamente,
oculto quedo.

Por la medina,
junto al bazar de especias,
vaga su aroma.

_______________________________

© Antonio Fernández Ferrer, marzo 2017.

Yo voy soñando caminos…

Aquél día de San Valentín de 2008 nos dejó huérfanos de canciones por venir, de música magistral, de poemas inacabados…pero, sobre todo, nos dejó privados de una persona irrepetible: ESTEBAN VALDIVIESO GARCÍA. No olvidamos que su paso por nuestras vidas fue un auténtico regalo y que la suya estuvo plagada de singulares momentos, y salpicada de innumerables anécdotas que, a poco que nos paremos a pensar, harán inevitable el esbozo de una sonrisa.

esteban

Lejos, en la distancia,
unimos vivencias irrepetibles,
palabras y gestos únicos
de nuestro efímero paso por la vida.

Compartimos versos,
perfumando amaneceres entrañables,
sembrados en acordes de guitarra,
consortes mudos de inquietudes desoladas,
y nos resumimos en lustros de complicidad,
incomparable y cercana,
haciendo frente a pasado y presente,
siempre al unísono.

Y, poco a poco, soñando sueños
se nos ha ido cayendo la tarde
junto a la espina de un sangrante corazón,
ido ya entre cipreses,
rodeado de añorados pozos blancos
y pájaros solitarios cantando al infinito.

_________________________

© Antonio Fernández Ferrer, 14 de Febrero de 2017.

De la ficción a la realidad

trucli

Cuando escribí las líneas que a continuación transcribo, allá por noviembre de 2015, no podía imaginar ni por asomo que pudieran tener -al cabo de un año y dos meses- el menor atisbo de parecido con la realidad. Al mes siguiente las incluí, como relato, en mi manuscrito sobre breves historias dialogadas que, en enero de 2016, se convertirían en el libro Monodiálogos frente al espejo, publicado por Editorial Nazarí. Nunca me he considerado un escritor visionario, ni ha sido mi intención oficiar de profeta sobre asunto alguno pero he de admitir que, tal vez, aquel día otoñal de noviembre, alguna musa vaticinadora debió tomar posesión de mi mente o de la de mi otro yo desconcertado. El caso es que el presente ha tomado forma y aquellos augurios disparatados y de ficción, escritos casi a vuela pluma, se han hecho tangibles, muy a mi pesar:

WHITE HOUSE

—Ya está en marcha la carrera por conquistar, de nuevo, la Casa Blanca. Si hace treinta y tantos años sorprendía la llegada de un actor —mediocre, eso sí— de Hollywood, en estos últimos tiempos va tomando visos de realidad la irrupción de un magnate de las finanzas: Donald Trump. Hoy día en los States, como a ellos les gusta ser conocidos, una gran pluralidad de personas se denomina “independiente”: campo abonado para este tipo de arribistas. Sus posiciones políticas combinan las ofertas de los partidos existentes (demócrata y republicano), así que no compite contra nadie, sino que se oferta a sí mismo como el fiel protector del estado del bienestar… y a mí eso me produce cierto desasosiego que roza, aunque sea de soslayo, el miedo al porvenir. 

—Vamos a ver, seamos objetivos… Según he leído, este individuo amasa una fortuna cercana a los 8000 millones de dólares USA; es enemigo acérrimo de la comunidad mexicana en Estados Unidos; critica y subestima el avance chino en la economía mundial; ha promovido argumentos que niegan la existencia del cambio climático producido por el ser humano, diciendo que el calentamiento global es un “engaño”, y que es un concepto «creado por y para los chinos para hacer que el sector manufacturero estadounidense pierda competitividad»; ridiculiza a la administración de Obama llamándola débil y corrupta, especialmente sus acuerdos con otros países y pueblos; censura la ineptitud general del Gobierno y menosprecia el control sobre las empresas.

—O sea, que este populista multimillonario podría ser el próximo presidente de EEUU…

—Bueno, visto así, y con los “avales” que presenta este personaje… también cabe la posibilidad que le diera la presidencia a Hillary Clinton. Who knows?

_______________________________________

© Antonio Fernández Ferrer, 22 de enero de 2017. ‘White House’ está incluido en «Monodiálogos frente al espejo» (págs 33 y 34) Ed. Nazarí, enero de 2016.

Noche mágica en Albuñuelas

1

A mi amigo Colin Bertholet

El pasado mes de septiembre, concretamente el día 17, compartí momentos de risas incontroladas, hilarantes anécdotas y surrealistas historias con personas muy cercanas como Luis, Félix, Toñi, Charo y Adelina en un nuevo espectáculo titulado “¡Como en casa ni hablar!” de mis admirados Faemino y Cansado en el Teatro Isabel la Católica de Granada.

Después de una larga ovación final a su memorable actuación y de camino a la salida del patio de butacas mi cuñada Charo nos sorprendió con un breve comentario: “Acaba de dejarme un whatsapp mi hija Laura comentando algo sorprendente. En la calle os lo cuento”.

Ya en la Acera del Casino, a eso de las 11.30 de la noche, los cinco formamos un corro a su alrededor deseosos de conocer el enigmático mensaje de mi sobrina que, literalmente, decía así: “Me acaban de decir que en las Albuñuelas hay un acontecimiento musical increíble con productores y grupos ingleses y se espera que asista Paul Mac Cartney. Lo sabe muy poca gente”.

Los ojos de mi hermano Luis se abrieron hasta el infinito buscando los míos, incrédulos ante la noticia mas dejando entrever ese rictus que nos provoca la duda. “No es posible. Se hubiera filtrado por prensa, se hubiera comentado….pero…¿y si…? ¿qué perdemos si…?.” El sexteto se quedó sin palabras y nuestras miradas se entrecruzaban intentando encontrar una respuesta ante esa extraña situación… “¡¡Nos vamos!!”

Fuimos hasta el parking de Puerta Real y nos subimos en los dos coches en dirección a Albuñuelas. Son 38 kilómetros y no había otro plan alternativo para pasar el rato, así que nada perdíamos y, al menos, conoceríamos esa zona cercana a Dúrcal, Cónchar y Saleres, y además…¿y si…? La duda seguía corroyendo nuestras mentes…

Tras media hora conduciendo y al llegar a un lugar conocido como La Loma vimos una zona en la montaña en la que se adivinaba una enorme casa y terreno colindante totalmente iluminados con grandes focos y luces de diversos colores como una gran discoteca en la distancia…Mi hermano espetó: “¡¡Ahí está!!” El par de coches parecían predeterminados, con o sin nuestro permiso, a llegar a esa impactante visión en aquella oscura noche. Al llegar al pueblo de Albuñuelas observamos a un todo-terreno parado, con las luces traseras en posición de intermitencia y aparcamos junto a él. Una pareja de ingleses nos preguntó: “You know how to go up there?” (¿Sabéis como se sube allí?). Yo no pude contenerme y les pregunté: “What are you both looking for?” (¿Qué buscáis vosotros dos?). Me quedé esperando la respuesta que todos deseábamos oír y ese par de segundos se nos hicieron interminables. “Youth has invited us to the festival” (Youth nos ha invitado al festival.)

¿Youth? ¿Qué o quién era Youth? Nuestra inquietud y nuestro interés fue en aumento cuando el acompañante del inglés nos comentó que ya lo había localizado por su GPS, y nos indicaron que les siguiéramos. Allá fuimos detrás del Range Rover con matrícula británica y volante a la derecha.

Después de una decena de angostas curvas llegamos a una enorme explanada repleta de coches y autocaravanas, con varios vigilantes identificados que nos indicaron con sus linternas sitios para aparcar. Al salir de nuestros vehículos, a un kilómetro más o menos, se nos mostró majestuoso un gran caserón del que emergía una potente y poderosa música, estilos entremezclados de reggae, hip-hop, rock, blues, heavy…. Varios escenarios con una espectacular iluminación se presentaban ante nosotros.

Y de nuevo doce ojos atónitos, escépticos y recelosos volvían a examinarse y a preguntarse “¿Esto qué es?”.

Comenzamos a andar hacia aquella especie de ovni gigantesco y musical acompañados por otras personas, todas ellas de habla inglesa acercándonos paulatinamente a lo que se adivinaba como puerta de entrada al festival que nos habían comentado. Me retrasé unos pasos de mi gente para intentar captar algo de lo que hablaban nuestros efímeros y anglófonos compañeros de ruta hacia lo desconocido, y acerté a coger una frase al vuelo de lo que conversaban: “As we haven´t got invitation if any problem arise at the entrance just say Margaret send us. Ok?” (Ya que no tenemos invitación si hay algún problema en la puerta decid que nos envía Margaret).

Me apresuré a comentarlo con los míos y al llegar a la entrada el encargado de revisar y autorizar al personal nos preguntó si teníamos invitación a lo que yo le respondí que Margaret nos había dicho que podíamos asistir. Nos observó uno a uno como investigando si teníamos pinta de sospechosos de algo, y a continuación, nos hizo firmar un papel que, en resumen, informaba que la organización del evento no se hacía responsable si alguno de nosotros se comportaba indebidamente. Finalmente nos colocó, uno por uno, una pulserita que llevaba escrito “PURETONE RESONATE FESTIVAL 2016”. Ya estábamos dentro.

2

Una ingente cantidad de personas se repartía en tres ambientes musicales diferenciados, mucha movida alternativa y multilingüe, ‘puretas’ de largas y canosas melenas, rastafaris varios sacados de su hábitat natural, individuos anclados en el flower-power de los 60, psicodelia, glam rock, new rave y todo aderezado por penetrantes efluvios a maría, cannabis, cáñamo indiano… Allí, en medio de esa heterogénea vorágine, fuimos deambulando durante un buen rato, husmeando y rastreando algún tipo de pista que nos condujera hacia nuestro objetivo ‘maccarniano’. Ni rastro.

Pedimos unas cervezas y comenzamos a recorrer las diferentes estancias de aquél enorme caserón donde, en cada rincón, se iban sucediendo escenas de lo más variopinto: grupos de meditación, parejas homos y heteros confiándose secretos inconfesables, canciones inglesas flotando en el aire y, sobresaliendo de forma esporádica pero constante, una figura alta, fuerte, con rubias rastas setentonas y voz potente que parecía controlar todo lo que se iba ‘cociendo’ en esa amalgama de acontecimientos.

martin-glover-new-size

Todos le llamaban Youth y, tras preguntar a algunos de los presentes, era el organizador del evento, dueño de aquella enorme mansión. Me contaron que Martin Glover (su verdadero nombre) era un legendario productor musical y bajista del grupo Killing Joke. Ha producido a grupos como Kool and the Gang, Texas, Dido, Erasure, Bananarama, Blue Pearl, Guns & Roses, y solistas como Maria McKee, Tom Jones, Marc Almond y…¡¡¡¡Paul Mc Cartney!!!!

No pude resistirme a acercarme a la persona que me había hecho esa confidencia con la intención de tener -¡por fin!- una respuesta definitiva a nuestra extraña y mágica aventura. Y así lo hice.

Me senté junto a él, un hombre enjuto, cercano a las siete décadas, rostro castigado por mil correrías, surcado por marcadas arrugas y adornado por varios piercings en ambos lóbulos de sus orejas. Se asemejaba a Iggy Pop pero con ojos marrones. Sin pensarlo dos veces mantuvimos el siguiente diálogo:

“Excuse me, I have already seen Youth downstairs near the recording studio, but I would like to ask you another question, if you don´t mind.”

“Go on, mate. Nothing to do right now.”

“Is any important person coming here tonight?”

“Oh, there a lot of remarkable people all around this place. You see that man with beard at the bar? He is a composer and plays the electric guitar with The Egg. That woman next to him sings with Dub Trees, those two over there, with black caps, play percussion instruments in Tripswitch….”

“Sorry, but I´m referring to an icon, a myth….”

“Ja, ja….Just another one expecting Mac Cartney, ja, ja. To tell you the truth no, he is not coming, for sure. But, in fact, he came to Youth´s house two months ago, and recorded a pair of songs in the studio. Nobody knew it, he only spent three hours with two musicians. You know how these things are…after that, many people think they are going to have a ‘close encounter’ with him, ja, ja, ja. Not tonight, mate, not tonight.”

(“Perdona, acabo de ver a Youth abajo en el estudio, pero si no te importa me gustaría hacerte una pregunta” “Adelante, colega, no tengo nada que hacer” “¿Va a venir alguien importante esta noche?” “Bueno, hay mucha gente importante por aquí. Mira, aquél de la barba en la barra es compositor y guitarrista del grupo The Egg. La mujer de al lado canta en Dub Trees, aquellos dos con gorras negras son percusionistas de Tripswitch….” “Perdón, pero yo me refiero a un icono, a un mito….” “Ja, ja, ja. Otro que está esperando a Mac Cartney, ja, ja. En serio, no, no viene, te lo aseguro. Pero te diré que vino hace dos meses a esta casa, grabó un par de canciones en el estudio. Nadie lo sabía, sólo estuvo 3 horas con un par de músicos. Pero ya sabes como son estas cosas…desde entonces, mucha gente piensa que se va a encontrar con él por aquí, ja, ja. Esta noche no, colega, no.”)

Ya estaba claro, no sería esa noche, definitivamente. Me despedí de aquel personaje peculiar, llamado Nigel, con una cómplice sonrisa y un apretón de manos, y acudí a mi grupo a informar de la conversación. La duda ya estaba despejada, pero la noche no tenía porqué dejar de ser mágica, única y especial.

4

Bajamos de nuevo al estudio (flanqueado de discos de oro y platino, portadas de elepés dedicados, fotos de Culture Club, U2, Pink Floyd…) donde, grupo tras grupo, solista tras solista, iban grabando uno o dos temas, con Youth como maestro de ceremonias, manejando una gran mesa de mezclas y rodeado de toda clase de instrumentos, algunos de lo más curioso. Un placer para la vista y el oído poder asistir, en silencio, a esas grabaciones espectaculares.

Cerca de las 4 de la mañana decidimos dejar atrás ese asombroso y surrealista lugar, un poco cariacontecidos sí, pero satisfechos de haber protagonizado y compartido -junto a todo aquel maremágnum de canciones, insólitos entes, músicos, creadores y numerosos artistas- una irrepetible, cautivadora y fascinante aventura nocturna difícil de olvidar.

Otra vez será. No perdemos la esperanza, dear Paul.

_______________________________

© Antonio Fernández Ferrer, 22-12-2016