Sindicalistas y corrupción

sindicatos

«El secretario de Organización de UGT Andalucía, Manuel Ferrer, ha denunciado este martes el borrado de 1.756 archivos y la copia de más de 22.400 documentos desde ordenadores internos del área de administración del sindicato. En su primera comparecencia pública tras asumir la dirección del sindicato, después de la dimisión de Francisco González Sevilla como Secretario General, ha declarado que el borrado dificulta la investigación que se lleva a cabo sobre las presuntas irregularidades en la gestión de los fondos de formación.» (Fuentes “El País” y “El Mundo”)

«Sobre el caso de las facturas falsas también se ha pronunciado hoy Cándido Méndez, Secretario Gral de UGT, quien ha respondido al PP por su petición de que comparezca en el Parlamento andaluz para informar sobre posibles irregularidades por parte del sindicato. “No comparto la iniciativa del PP. Yo creo que se basa en dos informaciones que no se corresponden con la realidad y creo además que no aportaría absolutamente nada más que ruido y confusión”, ha asegurado Méndez en declaraciones a los periodistas en Bruselas, informa Efe. “Si el Parlamento andaluz al final decide que yo tengo que ir a dar explicaciones, indudablemente daría explicaciones”, ha afirmado. También ha defendido la “honorabilidad y honradez” del ex secretario general de UGT-A y ha insistido en que su dimisión “no presupone ninguna tacha” en su actuación al frente del sindicato andaluz.» (Fuentes consultadas “El País”, y “El Huffington Post”.)

Estas noticias me plantean algunos comentarios que intentaré razonar, en lo posible, a continuación:

(1) Los sinvergüenzas da igual que sean de izquierda que de derechas, o al contrario si lo preferimos. A mi personalmente me duele más cuando son de izquierda y más si son sindicalistas

(2) España necesita una regeneración política, sindical, incluso de la ciudadanía en general. Nuestros dirigentes estatales, autonómicos, municipales, sindicales, empresariales, han cumplido un ciclo y se han acomodado a vivir perteneciendo a un estamento de privilegios, tráfico de influencias y corrupción mientras la población intenta trabajar para sacar adelante a sus familias y a este país.

(3) Queremos futuro. Queremos sentido común, valores, respeto y ética. Una efectiva y rigurosa renovación política y sindical.

(4) Hay que dar explicaciones, tomar las riendas, devolver el dinero robado y expulsar a los indeseables. Si no se hace así, se está al mismo nivel que cualquier otro corrupto. A igual actuación, igual trato.

(5) Los sindicatos son necesarios en cualquier democracia que se precie de serlo -y más en estos momentos de pérdida de derechos de la clase obrera- pero no podemos seguir permitiendo que sigan alejándose de los trabajadores como viene ocurriendo desde hace ya bastantes años.

(6) Hay una realidad que mucha gente desconoce: los sindicatos ganan mucho dinero por cada ERE firmado. La ley les otorga un porcentaje de la indemnización que se acuerde con la empresa. Es decir, el sistema está tan pervertido que a UGT y CCOO les interesa que se presenten EREs, y cuantos más, mejor. Si a eso le añadimos que están financiados casi al 100% por los españoles, resulta que, en el fondo, estamos manteniendo con nuestros impuestos a gente que se lucra con los despidos.

(7) Los “Liberados Sindicales”: En Andalucía el número de ‘liberados’ asciende a 8.368 personas, entre las empresas privadas y el conjunto de la Administración Pública, según las normas legales. Su coste es de 229 millones de euros anuales, aunque -si tenemos en cuenta las suplencias que origina la condición de liberado- el coste real podría alcanzar fácilmente los 345 millones de euros anuales, no consignados como ingresos por las organizaciones sindicales. (Fuente “Libertad Digital Economía”)

Sin palabras.

_________________________________________

© Antonio Fernández Ferrer.