Instantes ligados al pasado

Intensas vivencias
de complicidad con el amigo,
evocadoras canciones en la lejanía,
ingenuos juegos compartidos,
secretos por guardar casi siempre divulgados,
primerizos escarceos con lo prohibido,
alianzas inquebrantables
frente a desconocidas amenazas,
algún desvanecido corazón con iniciales
en el viejo peral de la huerta.

Noches entrelazadas
con impuntuales amaneceres,
imágenes sepia perfumadas de naftalina,
húmedos despertares injustificables
y prematuros,
paternales consejos retenidos en el olvido,
infantil inconsciencia ante el peligro venidero,
viajes reinventados a continentes
por descubrir,
decenas de versos a un amor oculto
e inconfeso…

Fueron momentos atrapados
en el pasado más cercano,
profecías de un futuro por diseñar
y que hoy nos acompaña,
resonancias de una dilatada vida
a la que vamos sumando anuarios,
gérmenes del árbol que mañana
nos cobijará bajo su sombra.

Son los recuerdos que nos conforman,
el equipaje donde almacenamos
lo que fuimos,
los amores y desamores
evocados en los sueños,
la caja fuerte de la que apenas recordamos
la contraseña.

© Antonio Fernández Ferrer.