Sonrisas desde la poltrona

fmi-lagardeLa Directora-Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde ha propuesto estos días que la solución para la creación de puestos de trabajo en España pasa por disminuir los sueldos y pensiones en un 10%. La noticia puede sorprender, por lo que tiene de novedosa y desconcertante, pero lo más llamativo es que habremos de esperar a 2018 para poder comprobar si es efectiva. Esto ya roza lo sangrante.

A los que vivimos de una nómina o una pensión, sin hacer uso de sobresueldos o de sobres a nuestro nombre, se nos hace la propuesta de revisar a la baja los gastos en sanidad y educación, y ver disminuidos nuestros ingresos en ese diez por ciento, con la esperanza de que al cabo de cinco años saltemos de inmensa alegría porque esas medidas han funcionado, o nos hundamos un poco más en la miseria, si los resultados son negativos.

Ese esfuerzo nos lo pide la señora Lagarde con un sueldo anual cercano a los 400.000 €, con un contrato como directora del FMI que justifica sus ingresos argumentando que “ese cargo implica llevar un nivel de vida acorde a su posición”.

Y aún más: “Ni Lagarde ni su esposo o acompañante tendrán que pagar gastos de alojamiento ni viaje cuando se desplacen fuera de Washington a una reunión anual del FMI. Además, todos sus viajes, así como los de los miembros de la familia que la acompañen, serán en primera clase. Si renunciase a su cargo, recibirá una indemnización en función del tiempo de su mandato. Además, percibirá una pensión vitalicia, como sucede con sus predecesores”.

(Fuente consultada de la cita: sueldospúblicos.com)

Y como contrapunto, Susan George, politóloga y socióloga norteamericana, además de Presidenta de honor de ATTAC (Asociación para la Tasación de las Transacciones Financieras y la Ayuda al Ciudadano) declara: “Hemos permitido al capitalismo hacerse, virtualmente, con cada aspecto de la existencia humana; tenemos un sistema financiero que está completamente fuera de control, y ninguna autoridad parece querer controlarlo; hay una carrera entre las compañías multinacionales para hacerse con los recursos que quedan, ya sea energía, comida, tierra, agua, metales, oro… Un sistema financiero sin control nos llevará al precipicio”

(Fuente consultada de la cita: ‘El País’-Internacional)

© Antonio Fernández Ferrer

Anuncios