Irrealidad en el cosmos

nPHbbhm

Al franquear, en milésimas de segundo, la curvatura del espacio-tiempo, alcancé, asombrado, ese confín de momentos en los que abandonamos la terrenal existencia para entrar en un súbito bucle cósmico, y diluirnos en una travesía sideral por la antimateria.

El indescifrable y ancestral universo, insomne y oscuro, se multiplica y se divide, alternativamente, y se vanagloria, de paso, de su mágica versatilidad, humillando ufano a cualquier insensato que, como yo, intenta aproximarse a su infinita y mística enormidad.

Peregriné, a través de luceros y estrellas, hacia inconexas ensoñaciones, relatando, en voz alta, grupales letanías casi olvidadas en un rincón de la memoria, para -de repente- apostatar de religiones y creencias, y navegar desorientado por latitudes abismales, hasta irrumpir en un letargo sin fin, mecido por el viento.

Fue un salto al vacío en la irrealidad del tiempo, abatido en continuos naufragios, una expedición astral hacia lo velado: la ausencia de la percepción consciente. Y aún así, pude controlar, con cierta lucidez, el grandioso abanico de arcanas sensaciones acumuladas en mi enajenada mente, para regresar -años más tarde- al turbador presente, deshojando las ajadas páginas de un anónimo y desatendido poemario.

__________________________________________

© Antonio Fernández Ferrer, mayo 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s