Antonio Portillo Oliva

Cuando a alguien cercano a ti la vida le sonríe, acaricia el éxito o supera algún bache vital imprevisto, algo de su positivo cambio nos llena de alegría, de esperanza y de buenas sensaciones.

Conocí a ‘Porty’ en los ochenta, cuando estudiaba en el Instituto ‘Javier de Burgos’ de Motril y yo le daba clase de inglés. También fui amigo de su padre, Ramón, y de su hermano Darío, ambos profesores de dibujo en el mismo centro motrileño. ‘Porty’ se licenció en Bellas Artes, siguiendo la tradición de toda su familia, incluída su madre, Aurora, profesora de la Escuela de Artes y Oficios.

Siempre fue un apasionado de la música y la guitarra y, con el paso de los años, se convirtió en todo un virtuoso de la eléctrica y la acústica. Su primer trabajo consistió en un método didáctico en el que enseñaba todo tipo de claves y tutoriales de este instrumento: una verdadera joya metodológica. Más tarde publicó su CD ‘Tangram’ con temas originales y grabados con multiefectos y diferentes pistas en su propia casa: su rincón favorito para la composición y la investigación musical.

En los últimos años ha sido guitarra solista y arreglista de cantantes tan variopintos como Miguel Nández (de Operación Triunfo II), Diana Navarro, Café Quijano, Manuel Quijano como solista…entre otros.

Pero a ‘Porty’ le esperaba algo insólito e imprevisto. Un veinteañero de Málaga colgó alguna de sus canciones en ‘You Tube’ para darse a conocer de una forma cercana, y de este modo, fue escuchado por todo tipo de público. A partir de ahí Pablo Alborán apareció en las redes sociales y el boca a boca se convirtió en su mejor forma de promoción. Casi de forma inmediata a Alborán le llegan comentarios e informes del gran guitarrista ‘Porty’, al que ya conocía por Diana Navarro. Y ahí comienza la aventura de nuestro amigo como solista y arreglista de este nuevo fenómeno de masas y fans incondicionales: giras por España, Portugal, Sudamérica…conciertos multitudinarios, discos de platino, superventas, premios internacionales, etc. etc.

Como decía al principio todos los que queremos a ‘Porty’ también rozamos, de alguna forma, su merecido reconocimiento y nos sentimos orgullosos de contarnos entre sus amigos… Como también lo estarán, estoy seguro, Ramón, Aurora y Darío desde algún lugar del infinito.

porty

Con Pablo Alborán

porty5

Con el autor de este blog

20020

Tangram

20021

Tangram

porty2 porty3

Anuncios