Versos de otoño

otono_hojas

Va palideciendo la tarde
como presagio de una noche oscura
y cadavérica,
dejando aromas a tierra mojada,
añorada compañera en estivales encuentros.

Va tornándose el horizonte
-embellecido por algodonadas nubes en reposo-
en un irreconocible cómplice de nostalgias,
collage sepia y anaranjado
que presagia presencias de Van Gogh
como tenaz aliado de una extraviada estrella,
irremediablemente solitaria.

El crepúsculo se hace presente
y se dispone, receloso,
a la habitual deshonra de una virginal jornada,
acicalada por la lluvia en sus pupilas,
como lágrimas de impotencia
ante la cita diaria y sistemática,
en la que se ofrece sumisa en sacrificio
a la insalvable noche venidera.

__________________________

© Antonio Fernández Ferrer. Del poemario inédito “Donde termina el silencio”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s