Quien siembra vientos…

mundo-perf

– Llevo unos días dudando sobre lo adecuado, o no, de escribir un modesto manifiesto acerca de la actual situación en este mundo occidental de nuestras entretelas. Son tantas las imágenes y la información a procesar, que uno no sabe ya si seguir, impasible, en este tren -que ni dios sabe a dónde nos lleva- o tirarse en marcha. Esa masacre en la ciudad del amor, de la “liberté, egalité et fraternité”, ese Paris deshecho y lleno de escombros, no tiene justificación alguna. Me duele profundamente.

– Esa reflexión tuya la comparten millones de personas anónimas que, recientemente, tienen sus corazones destrozados ante esa barbarie, pero me vas a permitir, querido y sufrido compañero de cuitas y aventuras varias, algunas consideraciones que debiéramos tener en cuenta. Hace bastante tiempo que -en silencio y procurando no angustiar tu sensibilidad y, a veces, extrema fragilidad- veo venir estos lodos, casi todos provenientes de otros polvos del pasado. También me vas a perdonar que disienta de tus palabras de congoja y pena ante este horrible atentado parisino y que tendrías que haber pronunciado o escrito en otros actos de aniquilación de seres humanos y genocidios de los que hemos sido mudos testigos: Palestina, Afganistán, Irak, Nigeria, Eritrea, Somalia, Líbano, etc. Sin olvidarnos de los asesinatos por terrorismo machista, las víctimas colaterales de bombardeos indiscriminados, y los miles de refugiados que huyen de sus países, entre otras “lindezas”.

– ¿Por qué, entonces, se llama a los atentados en París una acción de guerra y a esos que enumeras no? ¿Dónde están las Naciones Unidas? ¿Y la Unión Europea? ¿Y la solidaridad mundial? ¿Por qué sí que sabemos dónde están la OTAN, el Pentágono, Rusia y otros aliados pro-guerra? ¿Qué futuro nos espera y qué mundo le dejamos a nuestros hijos?

– El fanatismo, la religión, el poder económico, el resurgimiento de la xenofobia y el racismo…No te doy respuestas a tus preguntas, como ves, sólo intento ver un poco más allá. Limitarse a la destrucción del estado islámico no sería la solución porque aparecerían otras formas de terrorismo, por eso creo que se hace imprescindible dar una solución política seria, coherente y diplomática. No sé, son demasiados los conceptos y pocas las salidas. Me rindo, muy a nuestro pesar.

____________________________

© Antonio Fernández Ferrer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s