La música como terapia

 acoustic-guitar-wallpaper-for-iphone-l10j

– Siempre he sido consciente de que escuchar música puede mejorar la capacidad de aprendizaje y comunicación. Nos ayuda a estar de buen humor y hace que mejore nuestra concentración. Tocar un instrumento, a ciertas edades, nos aporta beneficios que pueden ayudar a identificar y relacionar sonidos, aumentando la capacidad de nuestra memoria auditiva. La clave podría estar en que, con la música, se activan distintas partes del cerebro que permiten retrasar los efectos nocivos del deterioro cognitivo.

– Es evidente que, según has encabezado esta nueva cita con nuestros monodiálogos, ya empezamos a asumir cierto desgaste en la maquinaria de este cuerpo nuestro. Ley de vida, compañero. Ciertamente la música, en todas sus variadas manifestaciones, ha sido un factor importante -a veces fundamental- en nuestro largo viaje juntos. Continuamente nos hemos visto envueltos por distintos sonidos que nos relajan o que nos alteran, muchas veces sin que podamos percibirlo. Si la música que se escucha, o se interpreta, es la adecuada a cada momento y situación, puede hacer que cualquier actividad se vuelva mucho más placentera.

– Recuerdo, con cierta nostalgia y especial cariño, aquellos viajes en el pequeño y blanco Seat 850 paternal al que, por sus carencias inherentes a la época y a su básica fabricación, le tuvimos que adaptar un cassette-reproductor Sony, envuelto y protegido por una funda de cuero marrón, que hacía sentirnos -a través de cintas pregrabadas con nuestras canciones favoritas- protagonistas de una “road-movie” o personajes novelescos y “borderline” de Jack Kerouac. Siempre la música…

– Aquellos 70 fueron inolvidables…¡Ya me has llevado, como siempre, a tu terreno de la melancolía y los recuerdos! No obstante, en esta ocasión, y sin que sirva de precedente, te confieso mi total adhesión a tus argumentos. Serán los años vividos, o tal vez esas evocaciones al pasado, lo que me trae a la memoria grupos y melodías que forman parte de aquellos años y de nuestro yo más intenso: América y “Horse with no name”, Bowie y “Space oddity”, Nilsson y “Everybody´s talking”, Carpenters y “Close to you”, Poco y “Rose of Cimarron”, Yes y “Close to the edge”, Led Zeppelín y “Stairway to heaven”, Seals and Crofts y “Irish Linen”, Eagles y “Hotel California”…y, no podía ser de otra forma, “The Beatles for ever”.

 – Siempre la música…  

______________________________________ 

© Antonio Fernández Ferrer

Anuncios

2 pensamientos en “La música como terapia

  1. Querido Antonio, Yes, forever!
    Gracias a nuestra discografía particular y también por qué no, a algunas emisoras de radio, unas incluso online podemos seguir recordando y disfrutando. Black night, Child in time de Deep Purple;Thick as a Brick de Jethro Tull y muchos otros.
    En el primer coche de mis padres no había radio pero mi madre, cuando íbamos todos los veranos a Francia, llevaba en sus rodillas una y sacaba la antena por la ventana ;). Claro que la diferencia generacional daba pie a discrepanacias para dejar esa u otra emisora. Qué tiempo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s