Recordando a Emily (y 2)

Sus últimos años se vieron marcados por la muerte de aquellos que le fueron más queridos, sobre todo la de su padre en 1874 y la de su sobrino Gilbert, de ocho años, en 1883. También desaparecieron Samuel Bowles, en 1878, Wadsworth, en 1882, el mismo año en que muere su madre. Emily se concentra en esta época, casi de forma obsesiva, en la muerte y el más allá como temas de inspiración poética, y como cimientos de su fuerte y arraigada vida espiritual.

La idea de la muerte en su poesía va siempre asociada a la vida y al amor, ciertamente ella no mantiene la idea puritana de la muerte como principio de una nueva vida. Podría deducirse de ello, pues, que su posición ante la muerte está muy cerca del agnosticismo y el existencialismo: la muerte es, ante, todo un absurdo inexplicable como queda patente en la 1ª estrofa del poema 335, con aseveraciones como: “no es la muerte la que nos produce dolor, nos duele más la vida”, o “la muerte es ese algo extraño tras la puerta”.

Hacia el final de su vida Emily Dickinson se había convertido, por sus extravagancias y peculiar estilo de vida en una especie de village character, de personaje pintoresco del lugar. Así podríamos afirmar con Jorge Luis Borges (1985): En su recluida aldea de Amherst buscó la reclusión de su casa y, en su casa, la reclusión del color blanco y la de apenas dejarse ver por los pocos amigos que recibía. Publicar no fue para ella parte esencial del destino del escritor; después de su muerte, que acaeció en 1886, encontraron en sus cajones más de mil piezas manuscritas, casi todas muy breves y extrañamente intensas.

renun2

Falleció en Amherst, en la casa que la vio nacer, el 15 de mayo de 1886,  tras un largo y doloroso proceso de nefritis. Poco después de su muerte, su hermana Lavinia decidió publicar los poemas que encontró en la habitación de Emily, guardados en una caja, cosidos a mano y agrupados en 40 pequeños libretos.

page9-200px-Emily_Dickinson_Poems_-_third_series_(1896).djvu

Después de informar a Higginson, Lavinia Dickinson entró en contacto con Mabel Loomis Todd, amiga de su hermano Austin, muy interesada en la obra poética de Emily. La copia de los poemas originales fue una tarea compleja y a veces tediosa: la escritura de Emily era de difícil lectura y, frecuentemente, los poemas contenían correcciones y notas. Mientras Mabel Todd recopilaba los libretos y ordenaba los poemas en fascículos, Lavinia fue encontrando más epigramas y anotaciones, escritos en márgenes de periódicos, bolsas, e incluso en los reversos de sobres. A medida que Todd copiaba los poemas iba creciendo en ella la esperanza de su publicación y su éxito.

647048021.0.l

Todd y Lavinia Dickinson necesitaban un editor y, a petición de Higginson, separaron los poemas copiados en tres grupos: en 1890 se publicó el primer volumen de su poesía: Poems by Emily Dickinson por Roberts Brothers de Boston, alcanzando un éxito sin precedentes. Un año más tarde se publica otro volumen de su obra poética bajo el título de Poems by Emily Dickinson. Second series, y en 1896 Mabel Todd editó Poems. Third series.  M.L. Todd publicó, asimismo, una colección de sus cartas en 1894.

Ocho años después de su muerte, Emily era ya una poetisa famosa.

___________________________________

© Antonio Fernández Ferrer (De El lenguaje poético de Emily Dickinson. Editorial Alhulia, 2001)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s