‘Maldito vicio’ de Carlos de la Fé

«Maldito vicio o la bendita pasión por la lectura
de un granadino nacido en Canarias»

2

Hoy el Ateneo de Motril entra en el sorprendente y minimalista mundo del microrrelato, del haiku de la narrativa, de la aventura creativa de condensar palabras y conceptos para adentrarse en el universo de la ficción, con el fin de llegar al lector de la misma forma que se llega por medio del relato convencional, del ensayo, de la poesía o de la novela.

En palabras de Rubén Castillo, a través de su blog “Librario Mínimo”, encontramos claves concretas de esta publicación “en el interior de Maldito vicio hallamos 42 propuestas de variadas extensiones pero de similar brillantez, en las que el autor juega caprichosa, voluble, inteligentemente con las palabras y con los temas, dibujando un territorio en el que adquieren una especial importancia los temas derivados del mundo de la literatura y sus conexiones.”

Carlos de la Fé, escritor canario-mejicano-granadino, feminista, Sátrapa Trascendente del Institutum Pataphysicum Granatensis, se define “ateo, lógicamente, a pesar de -o sobre todo por- mi apellido. Con el paso de los años he adquirido la extraña costumbre de envejecer y de hacer lo que (cuándo, cómo, con quién y por qué) me da la real gana, o sea, escribir. A cambio del hambre y del frío se ganan amistades. Vaya lo comido por lo bebido y lo escrito por lo leído.”

Lauro Zavala, prologuista del libro que hoy presentamos, comenta que “la minificción es un género serial. Una minificción nunca es una ocurrencia aislada sino que forma parte de un proyecto literario y da lugar a una serie textual con elementos comunes de carácter formal y estructural.”

En Maldito vicio, publicado por Editorial Nazarí, podemos descubrir alusiones directas a los referentes más admirados por el autor. Escritores como Hemingway en el texto ‘Sangre en las rocas’; Julio Cortázar, en ‘Continuidad de las babas’ o ‘Ne me quitte pas’; García Márquez y Monterroso en el microrrelato metaliterario ‘The Big Sleep’; o Eduardo Mendoza en ‘Sin noticias de Prug’.

Particularmente me ha impactado poderosamente el microrrelato ‘All the things you are’ en el que se nos aconseja que el texto se lea mientras suena de fondo el tema musical del mismo nombre interpretado por Charlie Parker y Dizzy Gillespie. En este pasaje Carlos de la Fé habla de la tarea de escribir y de los lectores en un juego de espejos que atrapa desde su inicio.

Web

También tiene su espacio el léxico de las nuevas tecnologías integrado en el sugerente y curioso relato ‘Chip to chip’: “Fui entrando de a poquito en tu vida por la backdoor como un hacker que quisiera piratear tu web site, y entre los dos creamos este link que permanecerá para siempre en nuestro caché.

El soberbio cuento titulado “Novísimos infiernos”, está dividido en nueve fragmentos en referencia a los nueve círculos de La Divina Comedia dantesca, y cada apartado se inicia con palabras del que fuera el poeta maldito de los novísimos, Leopoldo María Panero, por el que Carlos siente una especial admiración, y con quien comparte -desgraciadamente- la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria: lugar de nacimiento, para uno, y de muerte, para el otro. De Panero son los siguientes versos:

Más allá de donde aún se esconde la vida,queda un reino, queda cultivar como un rey su agonía, hacer florecer como un reino la sucia flor de la agonía: yo que todo lo prostituí, aún puedo prostituir mi muerte y hacer de mi cadáver el último poema.

La actividad literaria de Carlos de la Fé incluye, entre otras publicaciones, su “Antología del microrrelato en Canarias”, 2009; y el libro “La Cofradía de la Luz de Gas”, primer premio de novela juvenil Francisco González Díaz en 2011. Fue cofundador de la revista “La Plazuela de las Letras” en Canarias, y ha dictado conferencias, cursos y talleres literarios por toda España. Actualmente colabora con proyectos internacionales sobre la implementación de la perspectiva de género y la no discriminación y diversidad en la literatura tales como la ‘Asociación equidad e igualdad’ y la ‘Escuela Virtual de empoderamiento feminista’. Coordina también dos interesantes blogs en Internet: Ínsula Negra, donde expresa sus opiniones personales y artículos de opinión sobre la actualidad, y Cuentos Chaparros, relacionado con la minificción y los talleres literarios.

No me resisto, y ya voy finalizando, a la lectura de uno de sus breves y trasgresores guiños literarios, que comparto en su totalidad, titulado ‘Consejo editorial’: Existen poetas malditos y malditos poetas. Los primeros suelen obtener reconocimiento, y sus libros son editados una vez muertos. Sobre los segundos hay quien opina que es una lástima que el mercado editorial se embrutezca publicando libros de personas no difuntas. Igual sus libros tienen un tufo a cadáver que despista a quienes, guiados por su olfato literario, se aventuran a comprar cualquier obra que aparezca en la sección de novedades.

Para terminar quisiera hacerlo con unas palabras de ‘nuestro editor compartido’ Paolo Remorini de Editorial Nazarí: Maldito vicio “representa la metáfora perfecta de mi personal idea de literatura: un discurso sobre el hombre, su condición y sus relaciones, sobre el mundo y la realidad -la cotidiana y la que se esconde-, un discurso que siempre existió y que siempre existirá, fundado sobre el extrañamiento de saberse vivo, y por consiguiente, sobre el confrontarse con el otro.”

Bienvenido al Ateneo de Motril, amigo Carlos, y mucha suerte con ese bendito vicio de la lectura de tus libros.

Antonio Fernández Ferrer
Motril, 6 de noviembre de 2014

______________________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s