Javier Martín Gutiérrez en la Feria del Libro de Granada

Presentación de «Memoria del tiempo» de Antonio Fernández Ferrer
en la XXXIII edición de la Feria del Libro de Granada
(11 de Mayo de 2014)

4b

«Por segunda vez tengo el placer de presentar el poemario “Memoria del tiempo”, decimosexto libro -sexto lanzamiento poético- de Antonio Fernández Ferrer con el que nos introduce en la intimidad de sus reflexiones. Al menos de las confesables.

El autor, licenciado en Filología Moderna y doctor en Filología Inglesa -ya jubilosamente jubilado-, viene de una larga trayectoria docente paralela a sus otras pasiones, las que se transmiten con herramientas como la guitarra, la pluma o la voz. Orgulloso garante de actividades fuertemente entrelazadas entre sí por el más recio tradicionalismo (filosófico que no político) que proclama como Patrimonio Universal –al menos así lo entiendo yo- la difusión del conocimiento; actividades de las que, por tanto, no piensa jubilarse nunca y que alterna con sus responsabilidades como Secretario del Ateneo de Motril, del que es socio fundador.

Este libro, de cien páginas minuciosas, encuaderna tres libretos: “Versos en la Madrugada”, tapizado de pensamientos introspectivos a la luz de un flexo, “Memoria del Tiempo”, arropado con evocaciones y remembranzas del pasado y “Veladas Ironías”, en las que entreabre los visillos del surrealismo más sutil.

Portada

Comienza con el prólogo de Fernando González Lucini, que le regala comentarios así: “Evidentemente, Antonio Fernández Ferrer (…) se convirtió en uno de los más importantes protagonistas de la crónica cantada que desarrollé en mi libro dedicado a rescatar la memoria contra el olvido, en este caso la memoria de un acontecimiento cultural y musical tan importante como “Manifiesto Canción del Sur”.

(…) Después ya descubrí que lo de la música y la composición en Antonio y en su amigo Valdivieso, venían de largo; ¡de largo y de bueno!

(…) Me confieso un auténtico ‘fan’ de todo -y es mucho- lo que hace y emprende en defensa del desarrollo cultural, educativo y científico de Andalucía”.

Antonio Varo Baena en la presentación del libro en el Ateneo de Córdoba, dice de él lo siguiente: “…Porque su poesía es un caudal de imágenes. Muy visual, muy imaginativa, y uno recrea en su mente lo que el poeta escribe, como si fuera una fantasía, un “Boceto inacabado” (…)

(…)Todo ello con una poesía accesible, íntima, con una cierta versatilidad formal, sin forzar, dejando que el poema lleve su propio ritmo”.

 Y según palabras de Inés María Guzmán, en el Ateneo de Málaga:

“Antonio Fernández Ferrer tiene memoria, sabe cantar a la naturaleza, porque así lo hizo de niño, tiene ilusión de escribir, porque siempre lo deseó en su juventud, y sabe que plasmar sus versos es dejar constancia de su paso. Evocar, pensar, soñar… es hacer un recuento por el pasado: Hicieron del presente / un hueco del pasado…”

(…) con los recuerdos de este poeta-cantautor, (…) y los rincones de las vivencias de este hombre que escribe y canta, y también llora sus versos”.

O del poeta Jesús Cabezas en su presentación en el Ateneo de Motril:

“Da gusto presentarlo porque se trata de un libro entrañable, gratamente cercano, tiernamente estremecedor y sumamente cálido: el libro que todo poeta quisiera escribir, el libro que todo poeta quisiera leer.

(…) huye de todo atisbo de pedantería y de pose (tan evidente a veces en algunos poetas) dice sus versos con suma humildad, con encomiable sencillez. Y canta sus versos con el corazón, como cuando pone igualmente su corazón en la voz de las canciones que nos canta y que nos regala de vez en cuando”.

Consideraciones todas ellas que destacan con claridad la complicidad del autor con las musas. Pero es que, desde mi humilde parecer, Antonio juega con ventaja. Me explico: fue tan visionario en su momento que no esperó a que acudiera su numen particular y se fue directo al Parnaso y, con la inestimable ayuda de “La amable” Érato y “La muy placentera” Euterpe, deidades de la poesía y de la música, eligió a una musa (léase: la musa lo eligió a él) y acabó casándose con ella (con Adelina, claro). Asegurándose de este modo un espacio íntimo saturado de la claridad y el color que predisponen a su ya inquieta sensibilidad personal para el lirismo casi desbocado.

flg

Antonio Fernández Ferrer, granadino de nacimiento y motrileño por convicción -que no por desapego a sus raíces como puede apreciarse en sus poemas “Granada MCMLXII” y “Rincones granadinos”-, viene a ser una especie de guardián del faro que en su atalaya del ático de la Plaza de La Aurora motrileña, con la compañía de su infalible “Cómplice y leal camarada” Ringo -su perro- dedica horas de intensa vigilia a rescatar palabras de la oscuridad del silencio para hilvanar versos con acordes de luz. Aquí va un botón de muestra:

 “He vuelto a adivinarte en la blanca línea recta 
que en noches de luna llena
se dibuja sobre el mar.”

Precioso micropoema -como él lo llama-, al que considero el concepto representativo de todo el libro. Veinte palabras entretejidas con seda, sin mediar coma alguna, que iluminan con melodiosa belleza la soledad y el vacío triste de la fatalidad en propia sangre.

Feria libro 2014

En esta miscelánea poética, en la que recoge también algunos versos de sus poemarios anteriores “Entre los sauces” y “En el remanso de tu oasis”, ha tenido la valentía de tentar a la suerte probando nuevas técnicas como los Haikus (iniciada por el monje tibetano Matsuo Basho, S. XVII), que se me antojan partidas rápidas de ajedrez, con unos resultados más que meritorios, sorprendentes y muy productivos -por abundantes-, o a investigar un nuevo estilo en el inesperado “Relato de los nueve versos frente al espejo” con el que tuve la impresión de  tener que volver a aprender a leer.

Es, en su conjunto, una pequeña joya para disfrutarla en paz, cómodamente, sin prisa, y cuya única pretensión es la de compartir los sedimentos que el tiempo ha posado en la memoria, agitándolos para que vuelvan a diluirse en la imaginación de cada lector.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En definitiva, este ejemplar que hoy presentamos aquí, en la «XXXIII Feria del Libro de Granada», es -además de todo lo dicho- otro nuevo aporte para la consolidación de este acontecimiento como referente artístico-literario más allá del ámbito provincial y autonómico, pero sobre todo y más importante aún, otro granito de arena en la candidatura de Granada como Ciudad Mundial de la Poesía.»

___________________________

© Javier Martín Gutiérrez.

Anuncios

Un pensamiento en “Javier Martín Gutiérrez en la Feria del Libro de Granada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s