En la frontera de Saturno

concertina

Fuimos testigos ignorados y ausentes
de veladas noches de vino y rosas,
entremezcladas con consignas a lo absurdo,
irremediables brindis a un sol
acunado entre penumbras.

Perdimos el último tren al infinito,
cegados -tal vez- por la sedante certeza
de sabernos capaces de soslayar
la anhelada travesía sin retorno
hacia un confiado y onírico futuro.

Pudimos, en cambio, renacer
de entre grisáceas cenizas,
henchidas de recuerdos innombrables
y versos maniatados en sus raíces,
como fieles acólitos de sublimes ceremonias.

Y en un incierto epílogo
sabemos que nuestro desenlace postrero
será amparado por un confuso dictamen,
propio de dudosos inquisidores al acecho,
y seremos devorados, sin piedad,
por un insaciable y goyesco Saturno.

________________________________

© Antonio Fernández Ferrer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s