Los superchalecos antibala…

poli

«El Ministerio del Interior ha destinado casi 6,5 millones de euros a la adquisición de cerca de 20.000 chalecos antibalas y anticuchillos que ya se han empezado a facilitar a los efectivos del Cuerpos Nacional de Policía para incrementar su seguridad. En el texto oficial, Interior informa que la Dirección General de la Policía tramitó un expediente para la adquisición de 19.991 chalecos de uso interno con protección antibalas y anticuchillo por un importe de 6,48 millones de euros, una adjudicación de la que se informó previamente a la Comisión de Seguridad y Salud Laboral Policial. Por contrato, la empresa suministradora llevará a cabo la entrega, en tres lotes cada año, hasta llegar a la totalidad de los 19.991, y en cada entrega de material se hace un pago de 713.416 euros, excepto en la primera que se hizo un pago de 775.353 euros.

El departamento que dirige el Ministro Jorge Fernández Díaz precisa que han sido tres las empresas que acudieron a la citación pública, resultando adjudicataria FEDUR S.A. Sobre las características técnicas de los chalecos adquiridos, Interior recalca que ofrecen protección balística contra una amplia variedad de calibres y cuchillas.» (Fuente Europa Press).

Ante esta sorprendente, insólita y despilfarradora noticia -con la que está cayendo y como está el patio de revuelto- uno piensa en su fuero interno que cuando alguien se arma hasta los dientes (o se pertrecha para no ser agredido) hay una prueba evidente de que muy seguros no están por lo que están haciendo. Un pueblo en paz, con trabajo, con alegría de vivir, estudiando, con salud, sin hambre, sin apreturas económicas, sin desahucios, no tiene ninguna necesidad de revolverse contra los que les mandan. Donde impera la injusticia y la sinrazón, sus represores levantan trincheras para que sus pueblos no puedan traspasarlas, llevándonos a medidas coercitivas, retrógadas, reaccionarias y represoras como ésta.

Lo que un pueblo no necesita es gente que le mande y reprima continuamente, pues se convierte en un pueblo hipotecado en el que existen personas de primera, de segunda, y de tercera. Mientras sigamos teniendo esa mentalidad de que necesitamos que alguien nos guíe al caminar les estamos diciendo que somos totalmente dependientes de ellos, y eso es precisamente lo que les da fuerzas.

_______________________

© Antonio Fernández Ferrer

Anuncios

2 pensamientos en “Los superchalecos antibala…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s