Ablación…¿Hasta cuando?

stop_ablacion

Tres millones de niñas y adolescentes son mutiladas cada año en el mundo, es decir, que cada seis minutos, una menor de edad sufre la ablación. La mutilación genital femenina comprende una serie de prácticas consistentes en la extirpación total o parcial de los genitales externos de las niñas. Entre otras consecuencias, las niñas mutiladas padecerán durante toda su vida problemas de salud irreversibles.

«Se calcula que 70 millones de niñas y mujeres actualmente en vida han sido sometidas a la mutilación/ablación genital femenina en África y el Yemen. Además, y este es uno de los datos más preocupantes, las cifras están aumentando en Europa, Australia, Canadá y los Estados Unidos, principalmente entre los inmigrante procedentes de África y Asia sudoccidental. Kenia, como otros tantos países, lo ha prohibido por ley, pero se trata de una costumbre fuertemente anclada en la sociedad, por lo que la erradicación aún queda lejos.

Así lo ha explicado este martes la directora de Proyectos de World Vision España, Susanna Oliver, en un acto en el que ha estado acompañada por el especialista ginecológico Ignacio Palomo y las keniatas Jennifer Kibon, Janet Naningo y Tabitha Portereu, reunidas en Madrid para contar su experiencia con motivo de la celebración, este 6 de febrero, del “Día Mundial por la Erradicación de la Mutilación Genital Femenina”.

Oliver ha señalado que 140 millones de mujeres de todo el mundo tienen sus genitales mutilados. Aunque la incidencia depende del país, de la tribu e incluso dentro de ésta, de la propia familia, hay lugares como Malí donde el 98% de las ciudadanas ha sufrido la ablación. Lo ejercen una suerte de curanderas y en una ceremonia ritual con la connivencia de los padres de la niña, que creen estar haciendo lo mejor para ella. La edad de las víctimas también varía. Generalmente se entiende que la mutilación de los genitales es un paso previo al matrimonio, una preparación para la edad adulta: se practica a niñas de ocho o nueve años. Sin embargo, Oliver explica que cada vez se realiza a edades más tempranas para evitar que llegado el momento, puedan oponerse. Abundan casos de niñas de tres, dos años e incluso bebés.»

En Occidente, aunque todos los Estados miembros de la Unión Europea cuentan con disposiciones legales para perseguir a los autores de este tipo de mutilaciones, ya sea en el marco de leyes penales específicas o generales, los enjuiciamientos a los actores y promotores de esta práctica son muy poco frecuentes. Esto se debe a las dificultades para detectar los casos y reunir pruebas suficientes, a la aversión a denunciar un delito y, sobre todo, a la falta de conocimientos sobre la mutilación genital femenina.

Hoy son muchas las organizaciones que se suman a la lucha contra esta atroz forma de violencia contra las mujeres y muchos no terminamos de comprender cómo es posible que en una “sociedad evolucionada” aún existan prácticas tan retrógradas, enfermizas y, sobre todo, que la humanidad permita que se sigan dando.

¿Hasta cuando…?

___________________________

© Antonio Fernández Ferrer. Fuentes: El Mundo-Salud, O.M.S.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s