El nudo de tus pasos

nachoSeguramente no te hubieras sentido muy cómodo y relajado, tal vez habrías buscado un lugar casi en penumbra donde esconder tu entrañable timidez ante tanto sentimiento encontrado de cariño que, sin duda, mereces. Pero has preferido, Gaspar, otear el horizonte desde lejos, escudriñando miradas, gestos y alguna que otra furtiva lágrima inevitable. Fue una noche cómplice con tu ausencia, en la que tu excepcional familia intentó soportar, estoicamente y con entereza, innumerables muestras solidarias de afecto y respeto.

Presidiendo el acto, tu trabajado y anhelado poemario, reclamando su especial lugar entre murmullos de admiración por la belleza de sus versos, y compartiendo escenario con tu sombrero de fieltro, tus gafas, y tu vieja máquina de escribir, testigos silenciosos de poemas en el aire.

Fueron muchos los que, desinteresadamente, colaboraron con la puesta en escena de esta sencilla y modesta parafernalia en tu honor, renunciando a cualquier otro asunto en el que invertir su tiempo. Y el Calderón, esa neoclásica ‘bombonera’ que tanto admirabas, estaba a rebosar.

Fue, no te quepa la menor duda, una noche plagada de estrellas que iluminaron la más fértil de las tierras.

Sin un amigo eres
una noche sin estrellas.
Sin descendencia acabas
como una tierra yerma,
como un túnel vacío
perdido en el recuerdo.

(De ‘El nudo de mis pasos’)

____________________________

© Antonio Fernández Ferrer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s