Desde la patera

cayuco

Acunada junto a su infantil susurro
navego,
acompañada por el chasquido impenitente
de remos carcomidos
y entonando un maternal conjuro
desde una atestada patera.

Un plomizo amanecer desde el horizonte
me contempla
y -a la distancia de un palmo-
me vigilan sus inocentes e impenetrables ojos
de sorpresa y esperanza.

Somos espectros a la deriva,
una ficticia quimera
que mendiga un destino impredecible,
versos arrinconados
en el poema elegíaco de la vida,
hijos de la indiferencia
y silenciosos testigos del olvido.

_____________________

© Antonio Fernández Ferrer. De «Memoria del tiempo», 2013.

Anuncios

6 pensamientos en “Desde la patera

  1. Mi gratitud infinita, Antonio, por la dedicatoria de anoche en Córdoba. Haber escrito estos versos, tan hondos y humanos, alienta nuestra esperanza de no ser “hijos de la indiferencia ni silenciosos testigos del olvido.”

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s