Acompañada soledad

Nunca estamos solos, siempre nos acompaña la soledad
(Carlos Cano)

Y precisamente es la soledad esa entidad callada, solapada a nuestra intimidad, la que mejor nos conoce, y sabe de nuestras frustraciones, de los momentos amargamente vividos con ella, tal vez para evitar contagiar a aquellos que tenemos alrededor de negativas vibraciones.

Es la irrealidad de esa entelequia la que da sentido a largos silencios de convivencia con uno mismo, con la que hablamos entre susurros después de una noche de ensoñaciones imprevistas.

Es nuestra dualidad, nuestra propia imagen frente al espejo, ese otro-yo que nos dice las verdades a la cara sin importarle las consecuencias…al fin y al cabo, no es su problema: es el nuestro.

Esos instantes, esos ‘largos paréntesis de goma’ –como escribió el recordado Juan J. León- siguen creando nuestro particular mundo paralelo, al que nada ni nadie tiene acceso, por el que vagamos con la seguridad de estar protegidos por su complicidad y su absoluta discreción: la soledad, nuestra soledad es la compañía que, de vez en cuando, más necesitamos.

© Antonio Fernández Ferrer (8 de julio 2013)

Anuncios

2 pensamientos en “Acompañada soledad

  1. Pingback: Ammaniti & Bertolucci | Entre los sauces

  2. Pingback: Ammaniti & Bertolucci: ‘Tú y yo’ | Entre los sauces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s