Con mitra y báculo de barro

mitra-baculo

Mitra: Indica ser portador de la ciencia de los dos Testamentos.
Báculo: Para estimular al indeciso, al enfermo y al perezoso, y dirigir a los débiles.

El pasado 29 de mayo escribí una ‘controvertida entrada’ titulada Sostres, indecentemente mediocre. No pensé que volvería a referirme a persona alguna en aquellos términos ni con parecidos adjetivos y definiciones, no obstante vais a permitirme la licencia de comenzar esta nueva entrada con las mismas palabras con la que inicié aquella, pero introduciendo un nuevo nombre y apellidos:

“He procurado ignorar ciertos comentarios, salidas de tono, incongruencias a mansalva de un ‘personajillo’ que pulula por este país nuestro. Sin embargo, no me es posible quedarme indiferente ante tanta tropelía y sinrazón del individuo en cuestión: DEMETRIO FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, actual obispo de Córdoba (España). También soy consciente que toda referencia a estas personas puede jugar a su favor, pues de alguna forma se les está dando cabida en ciertos foros -tal vez eso es lo que pretenden-. Aunque de hoy no pasa que, por mi propio desahogo personal, intente aportar algunas de las sandeces e improperios de este individuo”.

Ya el pasado enero de 2012 el Obispo Fernández González remitió su carta semanal acusando a los medios de comunicación y a algunos centros docentes –sin especificar ni aportar dato alguno- de incitar a la fornicación. La misiva, titulada “Huid de la fornicación” cita una de las cartas de San Pablo a los Corintios. “Impacta escuchar tan directamente esta palabra en la liturgia de este domingo”, reconoce el obispo al inicio del escrito. “Parece dirigida especialmente a nuestro tiempo, donde la incitación a la fornicación es continua en los medios de comunicación, en el cine, en la TV, incluso hasta en algunas escuelas de Secundaria, dentro de los programas escolares”

[Como si se tratase de endogamia eclesial o ‘apoyo subliminal interobispos’, el titular del Obispado de Segovia Ángel Rubio, se ha referido así al matrimonio en otra de las ‘cartas semanales obispales’ a las que nos van acostumbrando: “Poligamia, divorcio, amor libre y otras deformaciones hedonistas oscurecen la sagrada institución matrimonial”.]

No es la primera vez que el obispo Fernández González, nombrado en febrero de 2010, se descuelga con unas declaraciones parecidas. Un año después de ser investido escribió que la UNESCO tenía un plan para “hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual”.

Siguiendo con la carta anteriormente citada este personaje nos deja algunas otras ‘perlas’: “Una de las ideas que más se gritan con ansia de libertad es ‘Yo soy mía/mío, y con mi cuerpo hago lo que quiero”. Por contra, el obispo subraya las palabras de San Pablo: “¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo…que habita en vosotros? No os poseéis en propiedad, porque os han comprado pagando un precio por vosotros. La castidad es la virtud que educa la sexualidad, haciéndola humana y sacándola de su más brutal animalidad. Cuando la sexualidad está bien encauzada, la persona vive en armonía consigo misma y en armonía con los demás, evitando toda provocación o violencia. La castidad viene protegida por el pudor. Cuando la sexualidad está desorganizada es como una bomba de mano, que puede explotar en cualquier momento y herir al que la lleva consigo”. Una castidad que el obispo reivindica “para la persona soltera, en la que no hay lugar para el ejercicio de la sexualidad; para la persona casada, que ha de saber administrar sus impulsos en aras del amor auténtico; y para la persona consagrada, que vive su sexualidad sublimada en un amor más puro y oblativo”.

Para finalizar, hoy 14 de junio de 2013, afirma que el sacerdocio solo lo pueden ejercer los hombres y “jamás las mujeres”, teniendo en cuenta, además, que se trata de “un don, nunca un derecho”.

Según Demetrio Fdez. González, “En el matrimonio o en la virginidad, el corazón de la mujer está hecho para la maternidad, para proteger al ser humano, especialmente a los más débiles e indefensos. Nada más cálido para el ser humano que el regazo de una madre. El feminismo cristiano ha ofrecido a la humanidad grandes mujeres, plenamente femeninas, a imagen de María, la madre de Jesús, y entregadas de lleno, en la virginidad o en el matrimonio, a una maternidad amplia y fecunda. La mujer no ha de dejar de ser mujer para ser más, sino que precisamente siendo mujer, plenamente mujer, encontrará su plenitud”.

__________________________

(Los ‘enlaces’ utilizados en esta página son suministrados por la Web de la Diócesis de Córdoba y la de Segovia. Fuentes consultadas para la elaboración de este post: “El Plural.com”, “Diario El Pais”, “La Vanguardia”, “Público.es”, “Diario El Mundo”, “Huffington Post” y “Europa Press”, entre otras).

_________________________

© Antonio Fernández Ferrer

Anuncios

2 pensamientos en “Con mitra y báculo de barro

  1. Antonio, personalmente y conforme pasan los años, me voy afianzando más en la idea de que cuando hablo por hablar (hablar de lo desconocido, me refiero) y sorprenderme patético a mí mismo, lo mejor que hay que hacer es callarse. Alguna vez lo hago y otras no, dependiendo del ambientillo reinante.
    Éste pájaro al que haces referencia, quizá debiera meditar seriamente sobre sus palabras, hacer acto de contrición, fustigarse o darle carne al cilicio y después callarse.
    Pero tampoco le importaría a mucha gente -creo- que empezara por lo último.

    • Welcome home, mate! ¿Ves? No es tan dificultoso intentar crear frase tras frase, concepto a concepto, hasta llegar a hilvanar un discurso medianamente acorde con nuestro pensamiento primigenio…es cuestión de ponerse. Incómodo, sí, tal vez no alcanzando el teclado de una manera natural desde una silla no acorde con nuestras hechuras ergonómicas, pero deseoso, al cabo, de que este instrumento cercano a nuestras manos, plagado de vocales y consonantes, se haga nuestro aliado. Es, simplemente, un asunto de ‘COMPLICIDAD’…..Bienvenido al foro, el ágora de encuentros y desencuentros, la ventana abierta a la creatividad. Y, sobre todo, gracias por hacer el esfuerzo de hacerlo. You know what I mean, don´t you? Fuerte abrazo, amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s